¿Qué es el emprendimiento y qué significa ser emprendedor?

En el sentido más básico y tradicional, el espíritu empresarial se define como el acto de crear un negocio y asumir un riesgo financiero con el fin último de generar beneficios. Por lo tanto, siguiendo este enfoque, un emprendedor es una persona que crea un negocio con el objetivo de obtener ganancias.

Sin embargo, los conceptos anteriores son definiciones muy limitadas de lo que es el espíritu empresarial y lo que realmente significa ser un empresario en la actualidad. El mundo y la forma en que se hacen y se desarrollan los negocios han evolucionado significativamente y, por lo tanto, el espíritu empresarial y los emprendedores. Hoy en día, el espíritu empresarial se ve como:

  • Una forma de hacer del mundo un lugar mejor identificando y resolviendo grandes problemas y necesidades.
  • Un motor de cambio e innovación social.

Entonces, siguiendo este enfoque moderno, es bastante fácil concluir que ser emprendedor es mucho más que crear un negocio, obtener ganancias y ser un creador de empleo. Entonces, un emprendedor es alguien que:

  • Puede pensar fuera de la caja y ver posibilidades y soluciones donde otras personas solo ven problemas y molestias.
  • Toma medidas para realizar un cambio positivo y garantizar el progreso y la mejora de las sociedades y del mundo.
  • Es capaz de materializar una idea simple en algo que sea ejecutable y traerá resultados tangibles.

A partir de estas ideas, podemos entender que ser emprendedor puede ser algo emocionante, gratificante y motivador, pero también significa superar grandes dificultades y riesgos. Entonces, ¿por qué ser emprendedor en lugar de trabajar para una empresa? Aquí algunas razones para convencerte:

Para cambiar el mundo

Independientemente del producto, las actividades o el núcleo empresarial, un emprendedor acaba creando una marca al servicio de los demás. Si hablamos de emprendimiento social, esta razón se vuelve aún más importante.

Para mantenerse alejado de un jefe «mandón»

Algunas personas encuentran extremadamente molesto tratar con un jefe, ya sea porque se sienten restringidas y asfixiadas, o porque creen que hay una mejor manera de hacer las cosas. En última instancia, saben que ser sus propios jefes se siente más satisfactorio y están decididos a tener éxito en sus propios términos.

Tener flexibilidad de tiempo

Seguir un horario fijo de horas de trabajo estándar no encaja en la vida de todos. Al tener su propio negocio, los emprendedores pueden adaptar sus horarios y tener un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral. Si bien en ocasiones esto significa trabajar más horas, permite dedicar el tiempo adecuado para completar las tareas y tener una clara visibilidad de la relación entre los resultados obtenidos y el tiempo invertido.

Disfrutar tomando riesgos

Asumir riesgos y crear una empresa van de la mano. El riesgo puede ser económico pero también emocional en caso de que no sepa qué esperar o fallar. En cualquier caso, los emprendedores a menudo van más allá de la gente común y tienen el coraje y la perseverancia para superar el fracaso y seguir intentándolo hasta que llega el éxito.

Para evitar la falta de oportunidades laborales o del entorno empresarial

Algunas personas tienen dificultades adicionales a la hora de encontrar un trabajo, ya sea por su falta de experiencia o pericia, situaciones y limitaciones personales, o simplemente porque no encajan en entornos corporativos por las restricciones de crecimiento, así como por la frustración. sintiendo que no tienen ningún control sobre su rol dentro de la empresa.

Por curiosidad y ambición

Un emprendedor siempre quiere ir más allá, su curiosidad le permite abrazar nuevos desafíos y establecer metas cada vez más ambiciosas. Disfrutan de estar en un proceso de aprendizaje constante y son fuertemente experimentales. Por un lado su curiosidad les hace estar siempre en movimiento y crecer y, por otro lado, su ambición es clave para que alcancen un mayor nivel de grandeza.

¿Qué necesito para ser un emprendedor exitoso?

Las 8 P del espíritu empresarial:

  • Pasión

La pasión es la fuente clave de energía, motivación y trabajo duro. Es la fuerza motriz de todo emprendedor. Es lo que alimenta la actitud de las montañas en movimiento y la creencia de que se puede hacer cualquier cosa. Si te apasiona algo en lo que te esfuerzas por triunfar, amas tanto lo que haces qué quieres hacer más. Y cuanto más lo hagas, mayores serán las posibilidades de éxito.

  • Percepción 

Incluso si las condiciones del mercado son las mismas para todos, es una cuestión de percepción e intuición identificar una oportunidad de negocio. Se trata de una mentalidad y no solo de la realidad. Los verdaderos empresarios pueden ver estas oportunidades donde otros no pueden. Cuando algunos pueden pensar que el mercado no está listo y no es el momento adecuado para lanzar un producto, servicio o idea nuevos, otros pueden ver esto como una oportunidad para ser pioneros y hacer historia.

  • Potencial

La investigación muestra que los seres humanos no utilizan el cerebro en toda su capacidad. Aunque alcanzar su máximo aprovechamiento es casi imposible. El cerebro se puede entrenar y esto puede ayudar a las personas a alcanzar su máximo potencial. Después de todo, la mente es lo que la mente se alimenta, y los buenos empresarios alimentan y entrenan bien sus cerebros. Sin embargo, la mentalidad emprendedora y el desarrollo del potencial es algo que debe enseñarse en las primeras etapas de la vida, cuando el cerebro aún es moldeable y en desarrollo.

  • Personas

Todo en este mundo depende de las personas, de cómo actuamos y de las decisiones que tomamos, por lo que las empresas están bajo esta regla. Todo emprendedor, líder o gerente con una visión necesita un equipo que le apoye la visión para hacerla realidad. Depende de la capacidad de los emprendedores para encontrar a las personas adecuadas, comunicar la visión, atraer talento, invertir en la construcción y el mantenimiento de su conjunto de habilidades, su energía, actitud y positividad.

  • Persistente

Aprendizaje El aprendizaje persistente significa aprender en cualquier momento y en cualquier lugar de todos. Los empresarios destacados pueden absorber información y conocimientos valiosos para todos como esponjas. Aprender rápido es una necesidad para los emprendedores en el mundo cambiante de hoy más rápido que nunca.

  • Cambio permanente

La resistencia al cambio está en nuestra naturaleza humana, pero cuanto más rápido nos entrenemos para aceptar y adaptarnos al cambio, más rápido seremos mejores. Los empresarios exitosos son flexibles, pueden adaptarse y cambiar rápidamente. La capacidad de percibir el cambio como algo positivo, de reaccionar y adaptarse a él es una de las habilidades más poderosas.

  • Perseverancia

Una vez que tenga un objetivo y una visión, el camino para lograrlo no será fácil. Habrá barreras, problemas y otras «rocas» que habrá que escalar. La perseverancia es clave en ese tipo de situaciones. Las rocas podrían ser problemas financieros, un cambio en el mercado o resultados no esperados. No importa cuál sea la naturaleza del problema, lo importante es mantenerse motivado y perseverante y buscar diferentes recursos, adquirir nuevas habilidades y encontrar el apoyo, la red y los contactos adecuados para superar cualquier barrera eventual.