• Una nueva forma de trabajar

El mundo del trabajo está cambiando. Mucho antes de la crisis económica de 2008, el empleo estable tradicional en las grandes organizaciones estructuradas jerárquicamente, junto con la semana laboral estándar de 40 horas, han comenzado a dar paso a las nuevas formas de trabajo organizadas por individuos, pequeñas empresas y grandes firmas (Schuermann, 2014; Waber et al., 2014) (Coworking: Una comunidad de trabajo, Andrej Rus y Marko Orel).

Las múltiples formas en que la tecnología ha cambiado y alterado no solo la forma en que vivimos, sino también la forma en que trabajamos es innegable. Lo más notable de este cambio es la fuerza laboral millennial, aquellos que han crecido con la tecnología y que están acostumbrados o más aclimatados a las formas de trabajo cambiantes y adaptables.

Con muchos trabajos disponibles que se prestan a trabajar de forma remota, solo necesitando una computadora portátil y una conexión a Internet que funcione, las empresas y los empleadores pueden adaptarse en consecuencia. Trabajar de forma remota o en los propios términos como autónomo o contratista independiente definitivamente puede brindar una sensación de libertad y flexibilidad deseables (Convertir espacios vacíos en espacios de coworking, Cynthia Cook).

El trabajo funciona de esta manera: ahora es posible trabajar desde cualquier lugar. La definición de «lugar de trabajo» también está cambiando, expandiéndose más allá de las instalaciones de trabajo físico, para incluir a cualquier lugar al que el trabajador vaya en el desempeño de sus funciones.

El trabajo ya no es un lugar al que ir, sino más una tarea que realizar (el futuro del trabajo Confederación Mundial del Empleo).

El alcance de estos cambios se puede captar a partir de los datos sobre el trabajo contingente: el número de autónomos en la Unión Europea (UE-28) se duplicó entre 2000 y 2014, lo que los convierte en el grupo de más rápido crecimiento en el mercado laboral de la UE, según la Asociación. de Profesionales Independientes y Autónomos (IPSE).

Con el objetivo de lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida privada entre los compromisos formales y la vida privada, los autónomos buscan opciones en cuanto a la forma en que trabajan.

Intentan trabajar de manera flexible, buscando lugares de trabajo que sean utilizados por otros autónomos creativos que de otro modo trabajarían de forma aislada y que comprenden el valor de formar redes sociales y el poder que se deriva de la colaboración (Davies y Tollervey, 2013). )

Los autónomos y las personas creativas que creen que la colaboración y el intercambio de ideas son necesarios para mejorar la inspiración y para mejorar los proyectos, buscan cada vez más espacios de trabajo físicos compartidos, ollas de fusión creativas donde los autónomos y las pequeñas empresas puedan intercambiar ideas, co-crear proyectos, desarrollar sus carreras y negocios comerciales.

Living Labs, Innovation Labs, Creative Hubs, espacios de coworking, incubadoras, aceleradores, se han convertido en los nuevos lugares para estar en el mundo emprendedor.

Inicialmente, esta era una tendencia que surgió como un fenómeno de puesta en marcha, pero estos lugares innovadores e inspiradores están siendo adoptados por más y más organizaciones.

La creciente necesidad de una mayor flexibilidad y agilidad en el lugar de trabajo está llevando a más corporaciones a utilizar espacios de coworking para algunas de sus necesidades de espacio. Esta tendencia se acelerará durante los próximos 5 años, especialmente debido a que las corporaciones buscan reducir su exposición a los arrendamientos a largo plazo y los empleados insisten en más opciones en el lugar de trabajo.

Los espacios de coworking están apareciendo en todas partes en las grandes ciudades, pero también en ciudades pequeñas y espacios y ubicaciones rurales.

Se espera que este “fenómeno global” crezca a una tasa del 16,1% con más de 30.000 espacios para el 2022, conectando a las personas pero también, con suerte, ayudando con la creación de algo nuevo y más grande a un nivel más global. (Proyección global de coworking, The Global Coworking Unconference Conference).

  • El concepto de Coworking

Los espacios de coworking son lugares de trabajo compartidos utilizados por diferentes tipos de profesionales del conocimiento, en su mayoría autónomos, que trabajan en diversos grados de especialización en el vasto dominio de la industria del conocimiento. Prácticamente concebidos como instalaciones de alquiler de oficinas donde los trabajadores contratan un escritorio y una conexión wi-fi, son, lo que es más importante, lugares donde los profesionales independientes viven sus rutinas diarias junto a sus compañeros profesionales. 

El coworking contemporáneo se origina en 2005 en San Francisco. La nueva filosofía de trabajo trajo la posibilidad de concebir una ‘tercera forma’ de trabajo, a medio camino entre una vida laboral ‘estándar’ dentro de un lugar de trabajo tradicional y bien delimitado en un entorno comunitario, y una vida laboral independiente como autónomo, característica de libertad e independencia, donde el trabajador se asienta en su domicilio de forma aislada.

Los espacios de coworking estaban destinados a convertirse en una alternativa al trabajo en una oficina clásica o en una casa privada, un nuevo tipo de lugar de trabajo infundido con los valores propugnados por el movimiento de código abierto. Pero su atractivo inmediato fue ofrecer una solución para las crecientes filas de trabajadores creativos independientes que escapaban del aislamiento de sus hogares trabajando y reuniéndose en cafés (Jones et al., 2009). A medida que la clase creativa redescubrió el ‘tercer espacio’, la frase que utilizó por primera vez Oldenburg (1989) para describir los espacios de socialización espontánea entre el hogar y la oficina, lo reinventaron y lo convirtieron en un espacio de coworking, donde el trabajo y la comunidad se entrelazaban. (Coworking: Una comunidad de trabajo, Andrej Rus y Marko Orel).

Los estudios etnográficos y los estudios de caso de espacios de coworking a menudo describen los esfuerzos conscientes de los miembros, y en particular de los administradores de la comunidad, para mantener los tipos de relaciones que asocian con la comunidad.

Los términos más utilizados para describir el coworking por parte de los profesionales son: amigable, divertido, creativo, inspirador, productivo, abierto, gratuito, comunitario, etc. (Moriset, 2013). Quizás la definición más clara de coworking como comunidad se puede encontrar en una de las plataformas web impulsadas por la comunidad, donde el coworking se define como “comunidad global de personas dedicadas a los valores de colaboración, apertura, comunidad, accesibilidad y sostenibilidad en sus lugares de trabajo” (Blog de coworking global). Estos valores a menudo se repiten y se desarrollan en manifiestos de espacios de coworking locales que crean reglas formales e informales para apoyar esos valores.

Los espacios de coworking tienen como objetivo recrear el espacio físico que permite a los usuarios individuales maximizar su productiv